Producto final de la unidad 1

Anuncis

Este es el proyecto que voy a analizar. Pero tengo que informar que he desarrollado esta tarea juntamente con mi mentora, Déborah Martín Rodríguez (@Pedagogiaparael). Nos pareció que el cuestionario era demasiado extenso, por eso decidimos —como otros compañeros —  basarnos en  los seis principios del aprendizaje basado en proyectos (ABP), según el autor Adria Steinberg extraído del libro Real Work: School-to-Work as High School Reform y completándolo con criterios personales. Acordamos analizar cada uno un proyecto que formaran parte de El Barco del Exilio.

 

2491: Descubriendo que somos gitanos es el proyecto ideado por Joaquín J. Martínez Sánchez, profesor del IES Virgen del Castillo de Lebrija (Sevilla) y precisamente promotor del proyecto colaborativo El Barco del Exilio. Así pues no tiene que extrañar que este proyecto cumpla los requisito para convertirse en un modelo de referencia. Tanto este docente, como el centro donde trabaja, hace tiempo que han implamentado esta maner de aprendizaje activo.

 

  • El proyeto es auténticoEste proyecto está pensado para alumnado de Secundaria. La finalidad es descubrir las aportaciones de la cultura gitana en la sociedad española. Para ello tendrán que escribir en su blog personal comentado una imagen de un mural de Pinterest. Pero también tendrán que investigar uno de los temas que les propone el profesor en grupo.
  • Es riguroso académicamente. Este proyecto pretende que el alumno desarrolle diferentes habilidades y estrategias comunicativas pero llevando a cabo un tema intercultural. Quiere potenciar el pensamiento crítico: los alumnos abandonen sus prejuicios frente el colectivo gitano y se den cuenta de su aportación cultural. Espera que al final del proyecto haya transformado el punto de vista, que tomen conciencia de la riqueza de una sociedad diversa y que reflexionen por qué se originó y aún se mantiene el menosprecio desde diferentes ámbitos.
  • Es aplicable. Se apuesta por un aprendizaje individual para que cada alumno pueda argumentar, pero tambien se contempla el trabajo en equipo. Para ello, se les orienta tanto en las instruccions como en las diferentes rúbricas para valorar las diferentes tareas.

  • Fomenta la exploración activa. Como hemos apuntado anteriormente, las fases del proyecto siguen este esquema. Primero analizar y argumentar una imagen. A continuación, con un equipo desarrollar uno de los temas que propone el profesor. En grupo tienen que acordar el producto final, aunque sin ignorar la aportación de cada miembro del grupo.

  • Busca la interacción con adultos. Se ofrece diferentes personalidades que pueden convertirse en modelo y a ayuda para cambiar el punto de vista hacia el pueblo gitano. Desconozco si el alumnado contó con la colaboración de personalidades gitanas, pero sí la vigilancia y orientación del profesor. También en la página web se informa a los padres de la metodología de la asigntura y se invita  su colaboración.

  • El alumnado lo puede aplicar en su vida cotidiana.Se apuesta por un aprendizaje individual para que cada alumno pueda argumentar, pero tambien se contempla el trabajo en equipo. Para ello, se les orienta tanto en las instruccions como en las diferentes rúbricas para valorar las diferentes tareas.
  • Requiere exploración por parte del alumnado. Como hemos apuntado anteriormente, las fases del proyecto siguen este esquema. Primero analizar y argumentar una imagen. A continuación, con un equipo desarrollar uno de los temas que propone el profesor. En grupo tienen que acordar el producto final, aunque sin ignorar la aportación de cada miembro del grupo.
  • Evaluación. Como hemos dicho anteriormente, se pide al alumno que complemente las imágenes con un texto. Tiene que escribir una entrada en su blog personal. Con el equipo tiene que planificar algún texto expositivo, aunque tenga que escribir en su blog su aportación al producto colaborativo. También tienen un par de rúbricas para valorar el trabajo individual como colectivo.

 

Me será difícil encontrar ventajas al modelo tradicional ya que impartirlo en el aula me supone cierta angustia por el peso que recae en el docente. Se convierte en el único experto. Es un modelo parar sus alumnos —¡menuda responsabilidad!— y,es el único que elige en el proceso.

  • Es un modelo idóneo para alumnos individualistas y muy competitivos o bien parar alumnos que se sienten cómodos en este rol pasivo que les destina este  paradigma de aprendizaje.  Conciben que su función es engullir todo lo que le proporcione el docente. Tal vez, la valoración negativa de este alumno se deba a esta visión de la educación. (Clicad aquí)
  • Puede ser un metódo adecuado para aprender algunos contenidos que requieran de un aprendizaje memorístico (p.e. moforlogía verbal…).
  • También es un modelo apto tanto para docentes magistrales y eruditos como para profesores que carezcan de seguridad, de creatividad y que teman la innovación o la incerteza en el aula, que defienden las pedagogas Maria Acaso y Elizabeth Ellsworth. (Clicad aquí)

En cambio, intento aplicar el aprendizaje por proyectos (ABP) por diferentes motivos:

  • Por la sensación de libertad que proporciona tanto para el profesorado como para el alumnado —tal como argumenta Aitor Lázpita en su última presentación o bien como reflioné sobre un curso mío. Además, requiere que el docente se convierta en un mediador entre el currículo y las expectativas y necesidades de los discentes.
  • Es un paradigma educativo más coherente  en y para sociedades democráticas.  También es más acorde a un aprendizaje natural. Si evocamos nuestra trayectoria como aprendices, recordaremos más los retos que hemos superado que no los contenidos que hemos empollado. Podeis comparar la valoración inicial con esta otra de una compañera suya. (Clicad aquí)
  • No plantea un esquema cerrado  de transmisión (presentación, práctica y prueba) sino que contempla todo un proceso en el cual el alumno es consciente de su aprendizaje. Así pues fomenta una aprendizaje significativo. También trasnforma los roles del aula. Ya hemos comentado que el profesor deja de ser un experto para convertirse en un orientador o negociador. El alumno se implica puesto que la responsabilidad de l adquisición recae sobre sus espaldas. El resultado no es cerrado sino que puede ser completamente abierto, lo que puede conseguir que tanto el profesor com el alumno aprendan de la experiencia. Me parece que puede ilustrar este argumento, la experiencia mía de aplicar las microrevoluciones que defiende Maria Acaso (clicad aquí).